top of page
  • Foto del escritorJessica Servín

Decálogo para lograr un hogar saludable

1. Mantente activo

La actividad física beneficia la salud en general. Las normas actuales exigen que los niños y adolescentes realicen por lo menos 60 minutos de actividad física todos los días. Los adultos deben hacer 150 minutos de ejercicio de intensidad moderada a la semana, lo que equivale a unos 30 minutos al menos 5 veces por semana.


2. Dar prioridad a los alimentos nutritivos

Es importante que los padres muestren a los niños cómo es una dieta saludable tanto cuando cocinan en casa, como cuando salen a un restaurante o piden a domicilio. Un tip: Elige alimentos integrales siempre que sea posible y que suelen estar en el perímetro exterior del supermercado o los que solo se han procesado mínimamente antes de envasarlos.



3. Limitar los alimentos procesados

Ningún alimento debería estar completamente prohibido, pero los procesados no deben ser fomentados en la dieta de tu hijo. Este es un consejo que también deben tener en cuenta los adultos, ya que los NIH (Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos), calculan que casi el 60% de las calorías del estadounidense promedio proceden de alimentos procesados.


4. Fomenta buenos hábitos de sueño

El sueño es esencial para una buena salud, y los niños necesitan dormir más que sus padres, mientras que los adultos solo necesitan unas ocho horas por noche, los niños necesitan 10 horas o más dependiendo de su edad.


5. Limitar el tiempo de ver televisión

Es importante saber cómo utiliza tu hijo, su dispositivo, así como cuándo y con qué frecuencia. Cada padre tendrá su propio conjunto de reglas, pero una regla general es limitar a los niños alrededor de dos horas de tiempo de televisión por día, y solo después de completar responsabilidades como deberes y tareas.


6. Refuerza la importancia de tener hábitos básicos saludables

Ayuda a tus hijos a comprender la importancia de los hábitos básicos saludables, como ponerte el cinturón de seguridad al subir al coche o lavarse las manos con la técnica adecuada.

7. Fomenta una comunicación abierta

Los detalles pueden diferir, pero, al igual que los adultos, los niños también se estresan. Por eso debes mantener una línea de comunicación abierta entre tu hijo y tú, recordándole que siempre puede hablar contigo sobre lo que siente o lo que le preocupa.


8. Conoce las señales de advertencia del deterioro de la salud mental

Según los CDC (Centros de Control de Enfermedades de los Estados Unidos), más de un tercio de los estudiantes de secundaria afirman haber experimentado una mala salud mental en los últimos años, por lo que es importante que los padres conozcan los signos de alerta de la ansiedad o la depresión en un adolescente.


9. Busca tiempo para socializar

Esto ayuda a desarrollar habilidades de comunicación y cooperación, pero también es importante para construir la autoestima, dar forma a la identidad y proporcionar una sensación de seguridad.


10. Mantente al día con las revisiones médicas y las vacunas

Por último, y no deja de ser importante, dedica tiempo a las citas anuales con el médico de tus hijos y con el tuyo. Realízate exámenes generales y mantengan actualizadas sus vacunas, revisión dental, entre otros.


Con información de Hospital Houston Methodist


Entradas recientes

Ver todo

Commentaires


Publicar: Blog2_Post
bottom of page