• Jessica Servín

Fortalece tu amor propio y enseña a los pequeños a hacerlo

Y es que, en esta temporada de vacaciones, qué mejor que practicar con los pequeños a fortalecer su amor propio y crecer felices. El novelista y dramaturgo Witold Gombrowicz, nominado en vida al Premio Nobel de Literatura en cuatro ocasiones, escribió su diario de 1953 a 1969. Los lunes anotaba “yo”, los martes su frase era “yo”, los miércoles iniciaba con un “yo” y así el resto de la semana. Él afirmaba que su mayor placer era hablarse a sí mismo.


A continuación, te damos algunos tips para ejercitar tu amor:

Atención con tus necesidades. El cuidarse a uno mismo se relaciona con la capacidad de armonizar un estilo de vida saludable. Hay que tomar tiempo para cuidarnos, y esto no solo es un recordatorio de nuestras necesidades físicas, sino también emocionales, ya que ayuda a valorarnos y sentirnos bien con quienes somos. En general, el autocuidado se transforma en la capacidad de amarnos, respetarnos y dar lo que investimos como un proceso de equilibrio que manifiesta nuestra personalidad.


Acepta lo que eres. Sofía Rivera, académica de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México, especifica que la falta de amor propio es notoria de diferentes maneras, por ejemplo “en las relaciones dependientes, en el descuido físico o emocional. Solemos olvidar la definición básica sobre amor, la más importante es aquella en la que nosotros mismos somos los emisores y receptores de este. La aceptación y el respeto a uno mismo, podríamos decir que están vinculados con autoestima, y hay que definir que esta es qué tanto nos queremos y el amor propio es qué tanto nos aceptamos, valoramos y respetamos”.


Sé responsable de ti. Y es que cuando hablamos de amor propio tal parece que estamos en una casa gigante llena de las cajas de la mudanza y no sabemos cuál abrir primero y dónde colocar los objetos en armonía. Ya escuchamos nuestras necesidades, ya aceptamos lo que somos, ahora es poner manos a la obra pese a los miedos. Navil Ovando, quien forma parte del centro de entrenamiento Soulcore, explica que el sedentario genera inseguridad, por lo que a veces las personas “no dan el primer paso de cuidarse y no asisten a hacer ejercicio porque temen que el resto de las personas tengan evidencia de su falta de práctica, pero la única manera de lograr una rutina es con paciencia a nosotros mismos, esa tarea es el inicio de nuestros desafíos”.


No te sueltes. “Se desea a sí mismo sin saberlo, y el que ama y el amado son el mismo, mientras busca es buscado y al mismo tiempo enciende la pasión y se abraza en ella”, escribió Ovidio en su poema “Metamorfosis”. Y tal vez en esa frase podamos entender que a pesar de los días festivos, de nuestras ocupaciones, de la familia o de las circunstancias de vida, una vez que tomamos el compromiso de amarnos, la promesa debe ser no dejar de abrazarnos. A veces pensamos que dedicar tiempo a nosotros significa descuidar todo lo demás, pero no, puedes ir poco a poco, entrenar 45 minutos, leer un libro, caminar, darte un masaje, lo que creas que necesites para conseguir armonía de mente y cuerpo, y eso será, tal vez, el inicio de una serie de actividades que deberás procurar cada día para ayudar a nuestro cuerpo y también para sentirnos mejor.


¡A practicar el amor propio!

5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo