• Jessica Servín

¿Por qué debo seguir usando cubrebocas después de vacunarme?

Expertos del Centro Médico de Texas y del Hospital Houston Methodist nos dan tres razones importantes por las que, aunque ya hayas recibido la primera o segunda dosis de la vacuna contra COVID-19, debes seguir usando cubrebocas.


Y es que, justo el otro día mi mamá me preguntó si ya podía dejar de usar el cubrebocas, luego de recibir su segunda dosis, obviamente le dije que “NO”.

La Dra. Ashley Drews, directora médica de prevención y control de infecciones en el Hospital Houston Methodist, explica que “debemos seguir comprometidos algunos meses más con la práctica de las medidas preventivas que hemos estado realizando desde marzo del año pasado, incluso estando vacunados ".

¿Qué medidas hay que seguir?

- Usar cubrebocas.

- Mantenerse a 2 metros de distancia de los demás y.

- Evitar reunirse en grupos grandes.


¿Por qué hay que seguir haciéndolo? Aquí tres razones principales:

1. Hay un lapso de tiempo entre la vacunación y el desarrollo de la inmunidad.

Cada una es diferente, pero lo que sabemos acerca de estas dos vacunas es que ambas requieren de tiempo para brindar efectos protectores completos.


"Con la vacuna Pfizer, necesitarás dos dosis; y la segunda dosis administrada tres semanas después de la primera. Después de tu segunda dosis, requerirás de una semana más o menos para estar completamente protegido. Se necesita tiempo para que tu cuerpo desarrolle la respuesta inmune específica necesaria para protegerte del COVID-19 ", explica la Dra. Drews”.


2. Aún no ocurre la vacunación masiva

Las vacunas contra el COVID-19 tienen el poder de estimular la inmunidad al nuevo coronavirus, sin generar infección. Pero controlar la pandemia del COVID-19, va más allá de vacunarnos tú y yo; se trata de vacunarnos masivamente.

"La inmunidad colectiva o de rebaño, ocurre cuando una porción suficientemente grande de la población es inmune a una enfermedad infecciosa, de modo que la enfermedad ya no puede propagarse de manera efectiva entre la población", dice la Dra. Drews. "Aquí es donde la inmunidad inducida por la vacuna se vuelve elemental, porque depender de la inmunidad que se da a través del contagio, es una alternativa muy lenta y mortal".

Los expertos estiman que, para lograr la inmunidad colectiva, entre el 70% y el 90% de la población necesitará vacunarse.


3. Es posible que aún puedas transmitir el COVID-19 después de recibir la vacuna.

El objetivo principal de cualquier vacuna es prevenir enfermedades y la muerte. Las vacunas contra el COVID-19 están diseñadas para esto, ya que cada una tiene una efectividad superior al 90%, en la reducción de enfermedad grave. Pero prevenir enfermedades no es lo mismo que prevenir infecciones.


"La efectividad de estas vacunas, es la que necesitamos en este momento: reducen significativamente el riesgo de que una persona se enferme gravemente tras contagiarse de COVID-19. Lo que aún no entendemos completamente es qué tan efectivas son estas vacunas evitando que una persona se infecte", explica la Dra. Drews. "Esto no quiere decir que la vacuna no previene la infección, pero realmente no lo sabemos con certeza".

Por ello, aunque estés vacunado, existe la posibilidad de que puedas infectarte y transmitir el virus a otra persona, la cual puede no estar vacunada, y por ende en alto riesgo de enfermedad grave por dicho contagio. Así que a seguir cuidándonos.


103 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo