• Jessica Servín

5 tips para tener una casa que ayude a tu salud emocional

¿Sabías que el aroma a eucalipto, muebles ergonómicos y colores neutros pueden ayudarte a mejorar tu salud emocional en casa? Linda Shamai, arquitecta de la Universidad Anáhuac y socia fundadora de Studio 20.25, despacho mexicano de interiorismo, nos habla sobre la tendencias de la inteligencia funciona en nuestro hogar y cómo esto puede ayudar a nuestra salud. A continuación cinco consejos para lograrlo:

1. Biofilia: conviértete en el señor o la señora de las plantas. El diseño de interiores es 90% percepción. Por eso, tener plantas o flores en casa nos trasladará neurológicamente a la naturaleza, asegura Linda Shamai. “Esto no significa que tener vegetación en casa nos haga sentir inmediatamente en Valle de Bravo. Lo que sí sucede es que nuestro cerebro, paulatinamente, asociará neurológicamente este tipo de interiorismo con la sensación de bienestar o la serenidad que produce estar en un jardín o en un bosque. Es un proceso inconsciente que no entendemos a primera instancia, pero que sí genera estímulos positivos a largo plazo”, explica.

2. Iluminación amarilla y blanca. ¿Te ponen nervioso los hospitales? La culpable, en buena medida, es la luz, una tan brillante y tan blanca que, en automático, pone al cerebro en estado de alerta. “Por eso es recomendable que nuestra casa tenga una iluminación bitonal: blanca y amarilla”, advierte Linda. Su consejo es comprar lámparas rectangulares o geométricas para brindar mayor proporción a tu espacio. Una buena iluminación, dice, hará que te canses menos a la hora de trabajar o que evites problemas como la migraña. “Para la recámara es ideal que predomine la luz amarilla: tendrás un mejor descanso. Una luz muy blanca en tu habitación podría generarte insomnio”, afirma Shamai.


3. Colores neutros. Si pintamos nuestros muros con colores muy vivos y brillantes quizás deleites a tu ojo, pero el cerebro opera de diferente manera y se sentirá saturado, señala la experta. “Una casa pequeña o mediana con colores demasiado fuertes podría generar hiperactividad o ansiedad a largo plazo. Por eso lo ideal es usar colores neutros en muros y acabados. Deja los colores vivos y brillantes para muebles y accesorios.


4. Muebles ergonómicos. Que tu habitación sea tu oficina 24/7 no es sano, ya que tu cerebro no sabrá distinguir cuándo es hora de relajarte y cuándo de trabajar. Si trabajas en la cama, deja de hacerlo. Mejor compra un escritorio ergonómico, es decir, desmontable: de día puede ser un work desk; de noche, un buró para poner el café. Todas las tiendas para el hogar ya cuentan con estas opciones. Además, puedes colocarlo en cualquier lugar de la casa.


5. Compras aromatizantes. Evita los aromas frutales o cítricos en casa, porque inmediatamente el cerebro los asocia a hacer el súper o a consumir, e incluso eso puede llevar a que te de hambre y empieces a comer. “Lo más recomendable son los aromas frescos y amaderados. Lo ideal es tener aceites esenciales para generar un bienestar pleno. Los aceites de albahaca, de eucalipto y de hierbabuena propician sensaciones estimulantes o energizantes. El olfato es uno de los sentidos que más olvidamos a la hora de decorar o construir nuestros espacios”, dice Linda Shamai.


Esperamos estos tips sean útiles y si deseas más información de Studio 20.25, visita: studio2025design.com

12 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo