• Jessica Servín

Decálogo del cuidado del cubrebocas

1. Asegúrate de usarlo correctamente, que cubra la nariz y la boca, que permanezca ajustado tanto en el puente de la nariz como debajo de la barbilla.

2. No toques tu cubrebocas mientras lo usas, y si lo haces, lávate las manos.

3. Evita dejar que cuelgue alrededor de tu cuello o descanse sobre tu frente.

4. No uses cubrebocas de tela si tienes problemas para respirar. Tampoco lo uses en un niño menor de 2 años, o en una persona que no pueda quitárselo sin ayuda.

5. Si bien no existe una regla estricta sobre cuándo y dónde se debería usar estos son los lugares más probables en los que puede dificultarse el distanciamiento social:

-Supermercados.

-Comercios.

-Farmacias.

-Autobuses, taxis, trenes, avión y metro.

-Gasolineras.

6. El cubrebocas es una capa adicional de protección, que puede ayudar a reducir la propagación del COVID-19 en espacios donde se dificulte cumplir el distanciamiento social. Pero no es un reemplazo del distanciamiento social.

7. Cuando te lo quites, debes asegurarte de hacerlo correctamente. Toma primero las cuerdas que lo aseguran a tus orejas. Mientras sostienes solo estas cuerdas, dobla las esquinas exteriores y luego lávalo o guárdalo.

8. Mientras te quitas el cubrebocas, intenta no tocarte la cara, especialmente los ojos, la nariz o la boca. Y lávate las manos (o aplica desinfectante para manos).

9. Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades recomiendan lavar el cubrebocas después de cada uso; a mano o en la lavadora. Asegúrate de que se seque por completo después de lavarlo, ya que la tela húmeda es un ambiente ideal para que crezca el moho.


10. Para guardarlo considera colgar tu cubrebocas junto con las corbatas, por ejemplo, o puedes colgarlo en un gancho junto a la puerta. En el trabajo, considera llevar una bolsa de papel o desechable, para ponerlo ahí mientras no lo uses.

Con información de Methodist Hospital


42 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo